Energía

Un proyecto liderado por GERG y Enagás impulsará el uso de nuevas tecnologías para reducir las emisiones de metano

El European Gas Research Group (GERG) ha puesto en marcha el primer proyecto de investigación del mundo dirigido a cuantificar las emisiones de metano en infraestructuras midstream a través de una selección de las mejores tecnologías existentes. Así lo ha comunicado Enagás que destaca que «estas pruebas reafirman el importante papel de las infraestructuras gasistas en el proceso de transición energética«. 

El proyecto está coordinado por Enagás y cuenta con la colaboración de Bureau Veritas, como coordinador de campo, y la participación de otros 13 operadores de infraestructuras gasistas y asociaciones de gas europeas: Danish Gas Center, Gassco, Gasunie, GERG, GRTgaz, Medgaz, National Grid, Open Grid Europe, Snam, Storengy, Sedigas, Synergrid y Uniper. 

«Esta iniciativa está en línea con el objetivo de la Comisión Europea de desarrollar una legislación, antes de finales de 2021, que mejore la cuantificación de las emisiones de metano en el sector energético y ayude a reducirlas», destaca el comunicado. 

La investigación pretende proporcionar un mayor conocimiento a los participantes sobre cómo utilizar las nuevas tecnologías top-down (que emplean herramientas de detección externas) en las instalaciones para lograr una mayor precisión en la cuantificación del metano.

El sector gasista emplea un enfoque bottom-up, es decir, con herramientas que se centran en el punto de emisión, y está analizando si con un enfoque top-down podría obtener una información más completa sobre las emisiones en un lugar o región, ya que el modelo bottom-up se centra en fuentes y equipos concretos.

Las tecnologías empleadas en estas pruebas de campo han sido las que GERG identificó como las más prometedoras en un proyecto previo liderado por el Centro de Investigación e Innovación para la Energía de GRTgaz (RICE) en el que se llevó a cabo un estudio de la situación de estas tecnologías.

Ese proyecto, que se llevó a cabo la semana pasada, testó el comportamiento de 12 tecnologías de vanguardia, en plataformas fijas y móviles, con el fin de analizar su precisión y fiabilidad para la cuantificación de emisiones de metano.

La siguiente fase se realizará en terminales de regasificación de gas natural licuado (GNL), almacenamientos subterráneos y estaciones de compresión en diferentes países europeos para observar el comportamiento de algunas de estas tecnologías en entornos reales.

Mediante la realización de este proyecto, las empresas energéticas europeas aspiran a obtener el distintivo «Gold standard» de OGMP 2.0, una iniciativa voluntaria coordinada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

«Para el sector energético, la minimización de las emisiones de metano es una oportunidad para contribuir activamente a combatir el cambio climático en el corto plazo, acelerar los compromisos medioambientales y destacar el valor del gas natural y las infraestructuras gasistas. Los operadores de gas están comprometidos y alineados con los objetivos del Pacto Verde Europeo. Este es un proyecto estratégico dirigido a garantizar que las emisiones de metano se cuantifiquen adecuadamente y que se cumplan los objetivos futuros de reducción de emisiones de metano». señaló Enagás.

Autor

redaccion.gaznews@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.