Energía

La industria gasintensiva exige al Gobierno medidas inmediatas y no a seis meses

GasINDUSTRIAL considera que las medidas anunciadas por el Gobierno central para las industrias gasintensivas «resultan insuficientes y no reflejan la realidad de los sectores afectados». Entienden que el criterio escogido por el Ejecutivo «es discriminatorio, dejando fuera a industrias esenciales gravemente afectadas por el alza desbocado de los precios del gas de los últimos meses».

GasINDUSTRIAL urge un reparto detallado y alineado con la normativa europea. «El CNAE no es un índice de intensidad energética, por lo que se reclama un Estatuto del Consumidor Gasintensivo, un reparto que refleje realmente una calificación en función del consumo energético elevado y valore el peso de las compras de productos energéticos sobre la producción», apuntan en un comunicado.

En orden a otras medidas, GasINDUSTRIAL valora positivamente la prórroga de la reducción del IVA al 5% hasta el 31 de diciembre de 2023, la reactivación del mecanismo de flexibilidad del caudal contratado con independencia de la evolución de Mibgas y la exención en el pago del canon de almacenamiento por encima de la obligación en días de consumo firme.

La competencia industrial europea disfruta de mejores apoyos

«Nuestros competidores europeos ya están recibiendo estas ayudas de sus Gobiernos. Alemania y Francia están aplicando una férrea política de protección a su industria para evitar que pierda competitividad. Por tanto nos vemos ante una discriminación que deja a la industria española en clara desventaja frente a países europeos que sufren los altos precios de mercado al igual que nosotros pero a los que sus gobiernos amparan y protegen. Es el caso de Portugal que realizará un descuento directo en la factura de gas de 40€/MWh llegando la ayuda acumulada a los 1.000 millones de euros», apuntan desde GasIndustrial.

Entienden que la situación para la industria gasintensiva española es «crítica, como refleja la caída de la demanda industrial de gas en un 30%». El peso de los costes energéticos sobre los de fabricación ha saltado exponencialmente, la subida de las materias primas y de los fletes y los problemas de desabastecimiento han tenido un alto impacto negativo en la industria que ve reducir sus pedidos mientras que la producción se deslocaliza a países con costes energéticos más competitivos.

«La industria necesita impulso y medidas valientes que la permitan seguir produciendo y exportando porque es la base de nuestra economía», concluyen.

Autor

redaccion.gaznews@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.