Energía / Gasoductos

EEUU renuncia a sancionar a Nord Stream 2, la constructora del gasoducto entre Rusia y Alemania

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha anunciado que su departamento ha enviado al Congreso un informe en el que detalla que renunciarán a las sanciones contra la empresa de Nord Stream 2 y su director ejecutivo alemán, Matthias Warnig, por razones de «interés nacional».

EEUU renuncia a sancionar a la empresa y director del Nord Stream 2 por razones de «interés nacional»

A pesar de esta renuncia, Blinken ha aclarado que la posición de Estados Unidos sobre el polémico gasoducto sigue siendo «inquebrantable», por lo que seguirán «oponiéndose a la finalización» del proyecto.

Aunque ni Warnig ni la empresa serán sancionadas, si lo serán otras entidades implicadas en su construcción, en concreto cuatro barcos involucrados en la construcción, tres compañías que proveen embarcaciones al proyecto y una oficina federal rusa, el Servicio de Rescate Marítimo.

En el informe presentado ante el Congreso estadounidense, el Departamento de Estado confirma que tanto la empresa como Warnig –al que consideran muy cercano a Moscú– participaron a sabiendas en actividades sancionables, aunque renuncia a imponer sanciones por «motivos de seguridad nacional».

«Las acciones de hoy demuestran el compromiso de la Administración con la seguridad energética en Europa, en consonancia con el compromiso del presidente de reconstruir las relaciones con nuestros aliados y socios en Europa», ha señalado Blinken en un comunicado.

Entre las causas para adoptar esta decisión está que el proyecto está acabado al 95 por ciento, y que para frenarlo, Estados Unidos debería sancionar directamente a Alemania, ya que el gas llegará desde Rusia a Berlín, y esta era un decisión que Blinken no estaba dispuesto a tomar, ya que se trata de uno de los mayores aliados de Washington.

El proyecto Nord Stream 2 pretende poner en marcha un gasoducto que transportaría hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año desde Rusia a Alemania, pasando por las aguas territoriales o las zonas económicas exclusivas de Dinamarca, Finlandia, Alemania, Rusia y Suecia.

Desde el inicio, Estados Unidos se ha opuesto al proyecto, argumentando que supondría una mayor influencia de Moscú en Europa, mientras que los defensores el proyecto acusan a Washington de estar preocupado por perder ventas en Europa de gas y por eso abanderar una oposición tan ferviente. Varios países europeos como Polonia, Letonia y Lituania también se oponen al Nord Stream 2




Autor

redaccion.gaznews@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *