Energía

Nortegas activa un plan para facilitar la liquidez a sus compañías instaladoras durante la crisis sanitaria

La empresa Nortegas, que distribuye gas natural y gas propano a más de un millón de puntos en hogares y empresas del Euskadi, Asturias y Cantabria, ha puesto en marcha un plan para facilitar la liquidez a las compañías instaladoras con las que colabora mientras dure el estado de alarma por el covid-19, a través de varias iniciativas.

Nortegas ha indicado en un comunicado que abona a las compañías instaladoras el 75% del importe correspondiente a la realización de nuevas altas de gas natural solo con la ejecución de las instalaciones pertinentes, en los casos en los que no haya sido posible materializar las altas por la imposibilidad actual de acceder a los domicilios particulares de los clientes.

Además, para contribuir al mantenimiento de los niveles de empleo, la distribuidora mantiene las ayudas otorgadas a las compañías instaladoras para la contratación de nuevos comerciales, ampliándolas además al mantenimiento del resto de comerciales durante este periodo. Por último, Nortegas está procediendo al pago inmediato de las facturas de estas compañías, adelantando los plazos de pago programados a 60 días.

Estas medidas buscan amortiguar el impacto económico que la actual crisis sanitaria está teniendo en las compañías instaladoras, que realizan su trabajo en zonas comunes o viviendas a las que ahora no pueden acceder.

Adicionalmente, desde que comenzó el estado de alarma, Nortegas ha mantenido activas sus acciones comerciales no presenciales (televenta, canal online y redes sociales), con el fin de que la vuelta a la actividad tras este periodo sea lo más ágil posible para sus clientes tratando también de minimizar el impacto en empleo de las empresas que prestan estos servicios para la compañía.

Nortegas activó su plan de acción ante la emergencia sanitaria la primera semana de marzo, una semana antes de la declaración del estado de alarma. Este plan nació con el objetivo, entre otros, de ayudar a minimizar el impacto económico y social de la crisis del COVID-19 en el entorno donde opera, a través de dos ejes: por un lado, la ayuda en la emergencia sanitaria y, por otro lado, la adopción de medidas para reducir el impacto económico a sus proveedores y clientes.

En este sentido, Nortegas, ha adelantado los plazos de pago establecidos con sus proveedores durante el transcurso del estado de alarma. De esta forma, la compañía abonará las facturas de forma anticipada a 629 proveedores.

La compañía quiere también proteger a los colectivos más vulnerables, por lo que ha flexibilizado los pagos de sus facturas de GLP a los colectivos más expuestos en la actual crisis del COVID-19 y a aquellas entidades que desarrollan una labor de primera necesidad en estos momentos, como son centros de mayores, residencias de ancianos, parroquias y otras entidades de acción social, fundaciones y entidades sanitarias.

Autor

redaccion.gaznews@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *