Energía / Transporte Marítimo

El Puerto de Ferrol acoge por primera vez una operación de suministro de GNL a un carguero de pescado vivo

El puerto de Ferrol ha acogido por primera vez una operación de avituallamiento de gas natural licuado (GNL) a un gran buque de transporte de pescado vivo. El suministro tuvo lugar en el denominado Nuevo Muelle, de la dársena interior.

El gas natural licuado es un 26% más barato que el fueloil y mucho más eficiente desde el punto de vista ambiental, ya que reduce en un 100% las emisiones de óxido de azufre y partículas, en un 95% las de óxido de nitrógeno y hasta un 28% las de dióxido de carbono.

Estas características son de gran importancia toda vez que en el norte de Europa ya se han establecido las llamadas zonas ECA, donde los barcos tienen limitadas las emisiones de gases a la atmósfera, de modo que no pueden usar los combustibles hasta ahora convencionales.

El buque que recibió el suministro es el Bjørg Pauline, que acaba de ser construido en el astillero turco Tersan Shipyard. Hizo escala en Ferrol en su ruta hacia Noruega, donde tendrá su base. Con una eslora (largo) de 86 metros y una manga (ancho) de 19, el barco ha sido diseñado para cargar 600 toneladas de pescado vivo. Al servicio de la industria del salmón, operará de forma ecológica gracias a su sistema de propulsión híbrido de gas y electricidad.

El avituallamiento fue realizado por Repsol, que empleó dos camiones cisterna de ESK que previamente habían sido cargados de GNL en la terminal de Reganosa. El Bjørg Pauline recibió unos 90 metros cúbicos de combustible que fueron trasvasados en una operación sencilla, segura y limpia.

La Comisión Europea se ha marcado el objetivo de que los puertos de interés general puedan prestar el servicio de avituallamiento de GNL, para así reducir el impacto de la navegación en el calentamiento global. Ferrol cuenta para ello con la ventaja de tener en su puerto una terminal como la de Reganosa.

Además, la Autoridad Portuaria de Ferrol-San Cibrao fue pionera en el estudio de medidas para desarrollar este suministro, en alianza con la citada empresa, con Navantia y con la operadora de la terminal de contenedores del puerto exterior (Yilport Ferrol). Precisamente en la flota de portacontenedores se espera un gran crecimiento del GNL como combustible. El número de barcos así propulsados está aumentando en este segmento a un ritmo anual del 20 %.

La de ayer fue la tercera ocasión en la que el puerto de Ferrol acogió una operación de suministro de gas natural licuado a buques en tránsito. Las anteriores tuvieron lugar en febrero de 2019, cuando los ferris ecológicos Samnøy y Huftarøy, que acababan de ser construidos también en Tersan Shipyard, recibieron 178 metros cúbicos de combustible suministrado por Repsol.

Autor

redaccion.gaznews@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *